¿Ofertas reales o engañosas? Claves para identificarlas

“2×1: Lleve 2 y pague 1”, el “segundo a mitad de precio”,  el “segundo con 70% de descuento” o el producto con “regalo yapa” son algunas de las ofertas y promociones que los consumidores pueden encontrar en supermercados y distintos comercios.

Las ofertas son usualmente llamativas con etiquetas de colores, letras y números grandes y el consumidor las puede entender como oportunidad de ahorro. Pero antes de acceder a ellas es importante preguntarnos: ¿en realidad lo necesitamos? Si la respuesta es NO, entonces la oferta no es tal y solo favorecemos al consumismo.

Este tipo de promociones no se dan solo en períodos de rebajas, se suelen hacer durante todo el año. Muchas veces obedecen a que los supermercados desean salir del stock de productos que pudieran haber sobrado.  Las autoridades recomiendan que al momento de adquirir un producto es indispensable conocer si el descuento obedece a deficiencias de fábrica, vicio oculto, ha sido usado o por cambio de temporada.

Previo a la compra es importante revisar las características, ofertas y comparar precios. El artículo 5 de la Ley Orgánica de Defensa al Consumidor (LODC), numeral 4, señala que “es obligación del consumidor informarse responsablemente de las condiciones de uso de los bienes a consumirse”.

Mientras que en su artículo 46 indica que toda promoción u oferta especial deberá señalar, además del tiempo de duración de la misma, el precio anterior del bien o servicio y el nuevo precio o, en su defecto, el beneficio que obtendría el consumidor, en caso de aceptarla. ¿Cómo evitar caer en la tentación?  La Defensoría del Pueblo recalca que es importante sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia del consumo responsable. Y esta es la clave para un verdadero ahorro en época en que los gastos en los hogares y la publicidad comercial suele ser invasiva, dando lugar a un escenario de posibles vulneraciones de los derechos de las personas usuarias y consumidoras.

Entre las prácticas responsables que los consumidores pueden ejercer para “pasar de largo” de las ofertas engañosas y no caer en compras impulsivas, los expertos recomiendan en primer lugar planificar los gastos. Si va al supermercado lleve una lista de lo que en realidad necesite y falte en el hogar. De esta forma llegará al supermercado con unos objetivos concretos y no divagará por los pasillos echando cosas de manera alocada al carrito. Otra recomendación es comparar los precios para comprobar que lo que se promociona es real y conveniente.

Haga el siguiente ejercicio: para las promociones en las que te regalan una segunda unidad del producto, sume los costos de las dos unidades por separado para ver si realmente está ahorrando o si el ahorro es ínfimo. Es muy necesario también fijarse en la fecha de caducidad del producto ofertado. A veces nos vemos tentados a llevarnos varios artículos para tener la promoción 2×1 ó 3×2, o productos de tamaño familiar, pero que realmente no da tiempo a consumirlos antes de la fecha de caducidad. Por lo tanto constituye un gasto innecesario en lugar de un ahorro.  Otro paso que debe seguir es verificar que la capacidad del envase no haya disminuido al igual que su precio.

Algunas ofertas promocionan costos reducidos por lo que pareciera el producto que normalmente adquiere con un contenido determinado. Es así que se recomienda fijarse en el contenido. La lata de atún que le puedan estar ofertando más barata podría tener menos gramos de la que habitualmente compra, o el litro de leche no es tal, puesto que en vez de 1000 ml contiene 900 ml. ¿Se dio cuenta? Entonces eso no es realmente una promoción de la cual pudiera favorecerse.  

Otro enganche que usan los comercios es ofrecer productos con premio o regalo. Pero ¿realmente vamos a utilizar el regalo? Si no es así, estamos comprando atraídos por algo inútil. La recomendación final para el consumidor es que siempre lea la letra pequeña. Es importante informarse de las condiciones y requisitos de la oferta para poder beneficiarse de ella. Es frecuente que haya excepciones o limitaciones que emerjan a la hora de pagar e impiden el precio reducido. Por ejemplo, que la promoción aplique solo a un número determinado de artículos.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/pedro/1/ofertas-engano-claves

URL: http://www.periodicolaultima.net/?p=38615

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes