Niños y jóvenes recuperaron 100 hectáreas a través del programa TiNi

Hasta ahora son 10.000 unidades educativas las que trabajan en el rescate de espacios verdes y difusión del interés por cuidar el medio ambiente.

Rocío de Moreno, como embajadora de la iniciativa, se encargará de divulgarla.

En un espacio de terreno ubicado en la terraza y los jardines de la Unidad Educativa La Inmaculada, en Quito, los alumnos de noveno año siembran vida.

“Hemos cultivado lechuga, frutillas, rábano y varias plantas ornamentales, lo que nos ha permitido tener contacto con la naturaleza y aprender a cuidarla”, señaló Maeva Nieto, alumna de la institución educativa.

Ella, al igual que más de 2 millones de estudiantes, trabaja en la recuperación de 100 hectáreas de tierra en el país, a través del programa Tierra de Niñas, Niños y Jóvenes (TiNi) impulsado por el Ministerio de Educación, desde 2017.

La actividad se realiza en convenio con la  Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Los productos cosechados en el huerto son un ejemplo para que otras instituciones educativas se incorporen a esta iniciativa.

Ya son 10.000 escuelas y colegios del país.

Además hay alumnos que replican el aprendizaje en sus hogares.

Valentina Barreno es una de ellos. 

“En un terreno, al norte de Quito, con mis padres sembramos hortalizas, moras, taxo, zapallo, pepinillo y varios productos para nuestro consumo, lo que he aprendido ha sido muy valioso”.

La Unesco calificó el programa TiNi como buena práctica de educación para el desarrollo sostenible a nivel global. Este se aplica en 10 países del mundo.

Rocío de Moreno, presidenta del comité del plan Toda una Vida, fue designada como Embajadora TiNi por el Ministerio de Educación.

En dos años difundirá la iniciativa ecológica.

La delegada detalló que “una educación sensible con la naturaleza aportará, indudablemente, a la preservación y cuidado de estos nuevos espacios, y los posicionará como entornos limpios, ecológicos, con una sólida identidad creativa”.

Acotó que en la Misión Casa para Todos se implementará “el mismo enfoque de espacios verdes, enmarcados en la estrategia de construcción de comunidad”.

Los beneficiarios de los proyectos habitacionales del Gobierno trabajan en la construcción de las áreas verdes y parques que rodean sus viviendas, mediante una labor comunitaria, con el fin de apropiarse de estos espacios, cuidar de ellos y convertirlos en parte de su hábitat.

En enero de este año, más de 200 beneficiarios del proyecto habitacional Huarcay, al sur de Quito, crearon  huertos familiares y aprendieron a preservar el ambiente con mingas. 

Las mujeres son quienes se  encargan de mantenerlos, cuidarlos  y cosecharlos.

Hace dos semanas tuvieron su primera cosecha, que fue utilizada para el consumo de las familias.

En una segunda etapa se espera convertirla en un microemprendimiento, que aporte económicamente a los hogares.

Similar trabajo se hizo en el proyecto habitacional Socio Vivienda 3, en Guayaquil, y San Alejo, en Portoviejo.

Los designados a conservar estos espacios son los niños, quienes además aprenden a cuidar la naturaleza.

“Son los niños y jóvenes quienes día a día transforman los espacios armoniosos, respetuosos con el ambiente y libres de violencia.

Cuidemos los jardines, reciclemos los desechos y preservemos el agua para que juntos construyamos comunidades saludables, ecológicas y seguras”, manifestó Rocío de Moreno.

Este compromiso con la naturaleza y el ambiente, que se enmarca dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es necesario impulsarlo, y a su vez, involucrar a todos los países y a la ciudadanía, enfatiza Saadia Sánchez, representante de Unesco Quito.

Afirmó que “es un honor acompañar el nombramiento de Rocío de Moreno como Embajadora TiNi, quien ha aceptado este reconocimiento para apoyarnos en la difusión de esta metodología y la importancia del cuidado de la convivencia armónica con el ambiente”.

Informó que “7.400 millones de personas, en el planeta, utilizan recursos naturales que están en proceso de agotamiento progresivo.

Por ello los estados y gobiernos ecológicos promueven el responsabilizarnos de nuestros actos en el uso y consumo de los recursos naturales”.

Hasta 2021, el objetivo del Gobierno es contar con espacios TiNi en el 100% de instituciones educativas del país.

 

Leave a Comment