La lactancia tiene tres posiciones idóneas

La lactancia materna contribuye al desarrollo sostenible porque es una forma de alimentación económica, ecológica, que previene enfermedades y garantiza el desarrollo psicológico, físico e intelectual de los niños. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la leche materna es el alimento ideal e insustituible para el recién nacido, pues contiene anticuerpos que ayudan a protegerlos de las enfermedades propias de la infancia y sus beneficios se extienden a largo plazo.

Por tal motivo, la OMS recomienda que durante los primeros 6 meses de vida la leche materna sea el único alimento para los niños y que se mantenga hasta los dos años de edad, junto a alimentos complementarios, para asegurar una buena nutrición del niño en pleno crecimiento.

¿Cómo colocar al niño o niña al pecho? La doctora Mariana Suárez explicó que la madre debe sostener el pecho con los dedos formando una letra “C” y colocar la cara del bebé mirándole. Cuando el niño o niña abre la boca, le debe acercar al pecho para tomar completamente una buena parte de la areola.

“La barriga del niño debe estar pegada contra la barriga de la madre y la cabeza, la nuca y la espalda del bebé están en línea recta sostenidas por el brazo de la madre”. Algunas posiciones para amamantar bien Lo importante -señaló la neonatóloga Julia Espinoza- es que la madre esté cómoda.

“La buena posición ayuda a mantener una buena producción de leche y evita el cansancio. El Ministerio de Salud Pública identifica tres posturas adecuadas: En la posición sentada la mamá debe apoyar la espalda sobre un buen respaldo para estar lo más cómoda posible.

La posición de sandía, buena para después de una cesárea, sirve para amamantar gemelos. Y la posición acostada es cómoda después del parto y durante la siesta o por la noche.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/lactancia-posiciones

Leave a Comment