La comida abre paso a la cultura y tradiciones manabitas en la Sierra

Angélica Zambrano, emprendedora oriunda del cantón El Carmen, en Manabí, se ha convertido en una verdadera “embajadora” de la identidad manaba en sus establecimientos gastronómicos de Riobamba y Ambato. Empanadas de plátano verde y bolones de chicharrón. Estas delicias culinarias, además de ser los platillos típicos más representativos de su tierra, tienen un significado especial para Angélica María Zambrano Zambrano.

Sus dos apellidos y su acento la delatan; ella es oriunda del cantón El Carmen, en Manabí, un lugar conocido a escala nacional por su magnífica producción de banano en todas sus variedades. Las especialidades gastronómicas le recuerdan los inicios de su exitoso negocio, un establecimiento de comida “manaba” que abrió en la ciudad de Riobamba hace más de 10 años. Además de ser una oportunidad para progresar, su local se convirtió en una sala de exhibición de la cultura manabita. Allí se conjugan el sabor inigualable de la comida, sus olores, las fotos de paisajes fascinantes que adornan el lugar, y la presencia de elementos autóctonos y llamativos.

Entre ellos figuras de barro de deidades y humanos de las culturas Valdivia y Chorrera, implementos añejos para la preparación de alimentos y poemas propios de su tierra. El establecimiento se encuentra en las calles Uruguay y Daniel León Borja, se denomina Cafetería Manabita y se inauguró hace 14 años. Allí los clientes llegan cada día con el propósito de probar los deliciosos tigrillos, tortas de choclo (dulce), empanadas de verde y, sobre todo, una sabrosa variedad de bolones. “La decoración del lugar busca situar a los comensales en parajes y paisajes de los cantones El Carmen, Chone, Portoviejo, Manta y ciudades vecinas”, explicó Angélica.

De esta forma, añadió, los clientes, además de probar las delicias de su tierra, aprenden algo de la historia, antecedentes y tradiciones de Manabí. Difusión de la cultura Esta tesonera y emprendedora mujer considera a la capital chimboracense como su segundo hogar. No obstante, en marzo de este año abrió en Ambato un nuevo comedor llamado Cafetería La Montubia en honor a sus raíces e identidad. Tanto en Riobamba, ciudad en la que reside 14 años, como en la capital tungurahuense, su nombre se ha convertido en un referente de la cultura, sabores y saberes, historia y tradiciones de su natal Manabí.

“El mes pasado se celebró el manabitismo, un concepto de identidad de todos los nacidos en esta provincia. Por tal motivo en los locales de ambas ciudades organicé demostraciones de danza folclórica típica, con vestimenta y calzado tradicional, y de los sistemas de cocción más populares de las amas de casa en el campo”, dijo Zambrano. Los clientes de Angélica la consideran la “embajadora” de las costumbres manabitas, especialmente en su negocio de Ambato, ubicado en las calles Jácome Clavijo y Víctor Hugo, cerca del Mall de Los Andes, en el sureste del casco urbano. “A la vez que ella toma las órdenes en las mesas, siempre narra anécdotas, fábulas, e historias de su provincia.

Ello despierta en nosotros la inquietud por conocer los cantones que tanto nombra, entre ellos El Carmen y Chone”, comentó Lorena Cabezas, comensal de Cafetería La Montubia. Angélica se identifica como montubia, una de las nacionalidades autóctonas más destacadas de Manabí. Por ello decidió nombrar su establecimiento de Ambato de esa forma. “Mis padres son oriundos de Chone, por mis venas corre sangre montubia. Las culturas ambateña y la manabita son muy distantes, y es justamente esta polaridad la que despierta el interés de los tungurahuenses en las costumbres, saberes, literatura, y sabores de mi tierra”, reconoció Angélica. Delicias manabitas Empanadas, tigrillos, muchines, bollos, majados, tortillas y, sobre todo, los ricos bolones, son los platos que destacan en el menú de la Cafetería La Montubia, la cual abrió sus puertas en marzo de este año. “La comida es un factor clave en la identidad de una localidad y de sus habitantes, pero también para el sector turístico.

Exactamente esto ocurre con Manabí, hablar de esta provincia es hablar de buen comer; muchos clientes me cuentan que fueron a visitar mi tierra a raíz de las explicaciones que hago sobre ella”, agregó Angélica. La longaniza, la sal prieta, el maní, el plátano verde (producto orgánico), harinas, quesos, mantequilla de elaboración artesanal, entre otros ingredientes con los que se preparan los platos típicos, son traídos semanalmente de Chone y El Carmen. Con ellos además se prepara el arroz perico, postres, torrejas y la famosa canoa manabita. Esta última especialidad consiste en un enorme plátano maduro  (dulce) cocido en horno y bañado con queso.

“Esta delicia es ideal para los amantes de la conjunción de sabores, en este caso dulce con salado. Esto se debe servir muy caliente y con una buena taza de café pasado (filtrado) o con el tradicional chocolate ambateño”, aseguró Graciela Andrade, asidua cliente. Bolón montubio (con chicharrón), bolón de camarón, bolón mixto y revolcado, son algunas de las variedades de este nutritivo y consistente platillo muy popular en las ciudades de Manabí. Allí se puede degustar empanadas de verde con relleno de pollo, carne o queso, arroz con camarón o longaniza, acotejado montubio (bolón de queso o chicharrón con jugo de carne, huevo y queso), torrejas de maduro y palizada manabita. Los precios de los platos van desde $ 1,50 y no sobrepasan los $ 4.  La Montubia atiende de lunes a domingo, desde las 08:00 hasta las 12:00, y en las tardes de las 17:00 a las 22:00. 

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/quito-manabi-gastronomia
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

Leave a Comment